Viajar

Viajar no es sólo pagar unos servicios, descansar o a lo sumo conocer sitios nuevos. El turismo tiene enormes posibilidades de crecimiento personal siempre que sea entendido desde una perspectiva más amplia.

Viajar supone encontrarse con un mundo distinto, con otras culturas y con personas que tienen otras vivencias. Los viajes constituyen una oportunidad de apertura, de desarrollo cultural y humano.

Actividades deportivas

Practicar algún deporte va más allá que lograr mantenerse en forma, adjudicarle ese beneficio lo limita o impide ver otros muchos beneficios.

A través del deporte se elimina estrés y tensión emocional, se facilitan las relaciones sociales, permite mejorar la imagen que uno tiene de sí mismo y contribuye a mejorar el equilibrio emocional y afectivo. sus beneficios se amplían en un aumento de la ilusión y la alegría de vivir.

Actividades culturales

El cine y el teatro son actividades que favorecen el desarrollo cultural e incluso las relaciones sociales, sin embargo nos aportan mucho más. Las actividades culturales constituyen una lúdica fuente de aprendizaje en la que sin necesidad de viajar, se pueden conocer otros mundos, costumbresm tradiciones, formas de pensar.

Con ellas se favorece el desarrollo de la imaginación y el propio bagaje personal de conocimientos.

Por otro lado ocupar nuestro tiempo de ocio en asistir al cine o al teatro nos ayuda a favorecer las relaciones sociales ya que existen grupos de debate y discusión sobre las películas o simplemente constituyen un tema de conversación con amigos y conocidos.

Actividades artísticas

Pintar, esculpir, escribir, cantar, practicar la cerámica o el repujado, son actividades que van mucho más allá de la realización de un cuadro, una escultura o una figura. Constituyen claras oportunidades para desarrollar la creatividad, el gusto por lo bello e incluso potencian el propio sentimiento de valía personal y autoestima.

Actividades altruistas

El ayudar a los demás en sus necesidades es una enorme satisfacción, te ayuda a mejorar tu ánimo, cambia tu manera de pensar, te vuelves más consciente y solidario.

Una persona que ocupa su tiempo libre en ayudar a los demás eleva su autoestima porque se siente útil, servicial y comprensiva.