Yupilandia

Conoce el estilo de vida de los yuppies

Tag: salud

El ocio mejora tu salud

Viajar

Viajar no es sólo pagar unos servicios, descansar o a lo sumo conocer sitios nuevos. El turismo tiene enormes posibilidades de crecimiento personal siempre que sea entendido desde una perspectiva más amplia.

Viajar supone encontrarse con un mundo distinto, con otras culturas y con personas que tienen otras vivencias. Los viajes constituyen una oportunidad de apertura, de desarrollo cultural y humano.

Actividades deportivas

Practicar algún deporte va más allá que lograr mantenerse en forma, adjudicarle ese beneficio lo limita o impide ver otros muchos beneficios.

A través del deporte se elimina estrés y tensión emocional, se facilitan las relaciones sociales, permite mejorar la imagen que uno tiene de sí mismo y contribuye a mejorar el equilibrio emocional y afectivo. sus beneficios se amplían en un aumento de la ilusión y la alegría de vivir.

Actividades culturales

El cine y el teatro son actividades que favorecen el desarrollo cultural e incluso las relaciones sociales, sin embargo nos aportan mucho más. Las actividades culturales constituyen una lúdica fuente de aprendizaje en la que sin necesidad de viajar, se pueden conocer otros mundos, costumbresm tradiciones, formas de pensar.

Con ellas se favorece el desarrollo de la imaginación y el propio bagaje personal de conocimientos.

Por otro lado ocupar nuestro tiempo de ocio en asistir al cine o al teatro nos ayuda a favorecer las relaciones sociales ya que existen grupos de debate y discusión sobre las películas o simplemente constituyen un tema de conversación con amigos y conocidos.

Actividades artísticas

Pintar, esculpir, escribir, cantar, practicar la cerámica o el repujado, son actividades que van mucho más allá de la realización de un cuadro, una escultura o una figura. Constituyen claras oportunidades para desarrollar la creatividad, el gusto por lo bello e incluso potencian el propio sentimiento de valía personal y autoestima.

Actividades altruistas

El ayudar a los demás en sus necesidades es una enorme satisfacción, te ayuda a mejorar tu ánimo, cambia tu manera de pensar, te vuelves más consciente y solidario.

Una persona que ocupa su tiempo libre en ayudar a los demás eleva su autoestima porque se siente útil, servicial y comprensiva.

¿Cuánto ejercicio debo hacer cada semana?

Las autoridades sanitarias insisten cada vez con más fuerza en la importancia que tiene hacer ejercicio físico moderado con frecuencia. No sólo porque ayude a combatir el sobrepeso, sino también porque es bueno para la salud en su conjunto. Y es algo que muchos no nos tomamos en serio.

Según explicó el catedrático de actividad física y salud de la Universidad de Zaragoza José Antonio Casajús, en la I Jornada de Hábitos de Estilo de Vida Saludable organizada por El Confidencial, “siendo optimistas más del 50% de la población es sedentaria”. Se trata de una cifra altísima, que puede explicar en parte por qué en España más de la mitad de la población adulta y el 44% de la población infantil padecen sobrepeso.

Si queremos estar sanos, ¿cuál es el mínimo de ejercicio físico que debemos hacer a la semana? ¿Y de qué intensidad? Es una pregunta que ha preocupado durante mucho tiempo a los estudiosos de la materia y a la que se ha llegado a un cierto consenso (algo que no ha ocurrido en lo que respecta a la nutrición).

Un mínimo de ejercicio

Según las recomendaciones actuales, apoyadas tanto por EEUU como por la UE,un adulto sano debe hacer a la semana al menos 150 minutos de ejercicio de intensidad moderada, esto es, como poco, andar rápido o montar en bicicleta. Los expertos recomiendan, además, dividir este tiempo en 30 minutos, cinco días a la semana. No parece demasiado tiempo, pero según explicaba Casajús, “la gente que hace 30 minutos al día de ejercicio tiene una protección frente a las enfermedades no trasmisibles de un 30%”. Una cifra que aumenta si, en vez de andar, realizamos un entrenamiento pautado. “En la gente que hace ejercicio físico planificado esta protección se eleva casi en un 50%”, asegura el catedrático.

Es positivo hacer más ejercicio, pero los beneficios para la salud añadidos se estabilizan pasados los 30 minutos diarios

Siguiendo estas recomendaciones, asegura el investigador del ejercicio de la Clinica Mayo Michael J. Joyner en el New York Times, la mayoría de las personas quemarán unas 1.000 calorías a la semana. Si a esto le añadimos, además, la actividad física que realizamos de forma no planificada (ir andando al trabajo, subir escaleras, pasear al perro…) quemaremos unas 2.000 calorías a la semana. Según Joyner, una vez alcanzada esta cifra, es positivo hacer más ejercicio, pero “los beneficios para la salud añadidos se estabilizan pasada esa cifra”.

Los niños deberían hacer más ejercicio, concretamente el doble: al menos una hora al día.

Aprende a comer de manera saludable

Escribe una lista de lo que comes. Para comenzar, haz una lista de lo que consumes por unos 3 o 4 días, para así tener una idea del punto de arranque que tienes para cambiar. Anota que cantidad comes y a qué hora lo haces, lleva adelante un diario de comida. Luego de esos días, marca en tu lista todos los cambios que deseas hacer, reducir porciones, cambiar ciertos alimentos, etc. Y ve aplicando cambios gradualmente. Cada tanto, vuelve a hacer la lista y compárala con las anteriores para notar tu progreso.

Comienza por reducir tus porciones y luego ve cambiando lentamente los alimentos poco saludables por sus versiones sanas. Recuerda ir haciendo cambios graduales y manejables.

Come alimentos variados. Para que nuestro cuerpo esté bien alimentado, necesitamos una variedad de nutrientes, muchos de ellos esenciales, así que es bueno que los ingieras todos, aunque sea en pequeñas proporciones.

Diariamente, deberías comer una variedad de alimentos que incluyan:

  • Pan y productos de granos integrales
  • Frutas y vegetales
  • Productos lácteos
  • Carne y pescados
  • Comida rica en fibras

Las cantidades que debes comer dependen de tu ingesta de calorías recomendada, sería aconsejable que consultes a un medico para que te oriente sobre cuantas calorías comer por día de acuerdo a tus necesidades.

Come muchos granos, frutas y vegetales. Come de 6 a 11 porciones de pan, arroz, cereales y pasta, 3 de los cuales deberían ser de granos integrales. Además come de 2 a 4 porciones de frutas y de 3 a 5 porciones de vegetales.

Come porciones moderadas.  Si mantienes las porciones que comes en un tamaño razonable, es más fácil comer lo que te gusta y mantenerse en forma. Pero, ¿Qué es una porción razonable? Por ejemplo, una fruta mediana es una porción, una taza de pasta son dos porciones y la porción recomendada de carne es la que tiene el tamaño de una baraja de cartas.

Come comidas regulares. Cuando te salteas alguna de las comidas recomendadas, el hambre te ataca y terminas comiendo demasiado luego, porque el cuerpo intenta compensar la falta de nutrientes que tuvo antes. Un plan de alimentación recomendado seria:

1. 7:00 a.m. – Desayunar
2. 10:00 a.m. – Comer un tentempié
3. 12:00 p.m. – Almorzar
4. 4:00 p.m. – Comer otro tentempié
5. 7:00 p.m. – Comer una pequeña cena con un poco de postre o dulce que te guste (con moderación)

Cambia las horas de acuerdo a cuando te levantas y te acuestas, recuerda no comer mucho tres horas antes de acostarte.

Comer alguna cosa entremedio de las comidas más importantes está bien, pero que sea una pequeña porción.

Reduce ciertas comidas pero no las elimines. Si te gusta algún alimento que no es el mejor para tu nutrición, cómelo igual, la clave está en cómo lo comes y que tan a menudo lo haces. Recuerda que la moderación es clave. Si te gustan los alimentos ricos en grasas y azucares, date un gusto de vez en cuando, pero no los comas como loco. Encuéntrales un lugar en tu dieta, y haz cambios.

Balancea lo que comes a lo largo del tiempo. Elije lo que vas a comer basándote en todo tu ciclo alimenticio y no solo en sin una comida es “buena” o “mala”. Cuando comes una comida que sea rica en grasas, sal o azúcar, compleméntala con otras a lo largo del día que sean bajas en esos ingredientes. Si  no comes uno de los grupos esenciales un día, asegúrate de hacerlo el día siguiente. Tu ciclo alimenticio durante varios días debe llevar un patrón saludable y balanceado.

Las grasas. Contrariamente a todo lo que has escuchado sobre las grasas, hay un hecho que no se puede negar, las grasas son un nutriente esencial y tu y yo las necesitamos para permanecer saludables. Las grasas son fuentes de energía muy valiosas que transportan vitaminas disueltas que son básicas para nuestro desarrollo y crecimiento. Contribuye al gusto y textura de los alimentos lo que hace que el comer sea tan disfrutable. El problema radica en que es una fuente de energía muy buena por lo que el cuerpo la acumula para emergencias, generalmente en la zona abdominal. Además, un exceso de  grasas aumenta el riesgo de enfermedades del corazón, obesidad y otros problemas. Los expertos recomiendas que un 30% de nuestra ingesta calórica sea de grasas, con 10% o menos de esa ingesta siendo de grasas saturadas.

Cuidado con el azúcar. No agregues más azúcar. Punto. Y lee las etiquetas para saber las cantidades de azúcar que tiene cada producto. Lee esto para saber cómo reducir tu consumo de azúcar.

Si vas a comer entre comidas, come inteligentemente.

Si tienes que comer algo entre comidas, busca algo nutritivo y bajo en calorías que te llene. Muchas veces comer algo pequeño hace bien ya que te brinda energía cuando la necesitas. Algunos bocadillos que puedes comer son:

  • Una banana, manzana u otra fruta.
  • Un vaso de jugo de frutas con algunas galletas integrales.
  • Cereales secos o barras de cereales bajas en calorías.
  • Un puñado de nueces o maníes.

Si comes bien en las otras comidas, las galletitas dulces, papas chips y caramelos pueden ser comidos como bocadillos, pero siempre con moderación y de vez en cuando.

Toma mucha agua.

Por favor no sustituyas al agua por alcohol, bebidas azucaradas o otras bebidas, porque no hay mejor líquido para perder peso que el agua. El alcohol aporta calorías pero no tiene valor nutricional alguno. Además, existen problemas de salud asociados a la ingesta de alcohol. Una cerveza, un vaso de vino o uno de vodka tienen cerca de 100 calorías cada uno. Recuerda los beneficios del agua, te hará perder peso y deshincharte.

Powered by WordPress & Theme by Anders Norén