Yupilandia

Conoce el estilo de vida de los yuppies

Page 2 of 2

Aprende a comer de manera saludable

Escribe una lista de lo que comes. Para comenzar, haz una lista de lo que consumes por unos 3 o 4 días, para así tener una idea del punto de arranque que tienes para cambiar. Anota que cantidad comes y a qué hora lo haces, lleva adelante un diario de comida. Luego de esos días, marca en tu lista todos los cambios que deseas hacer, reducir porciones, cambiar ciertos alimentos, etc. Y ve aplicando cambios gradualmente. Cada tanto, vuelve a hacer la lista y compárala con las anteriores para notar tu progreso.

Comienza por reducir tus porciones y luego ve cambiando lentamente los alimentos poco saludables por sus versiones sanas. Recuerda ir haciendo cambios graduales y manejables, para que el cambio sea definitivo y a largo plazo.

Come alimentos variados. Para que nuestro cuerpo esté bien alimentado, necesitamos una variedad de nutrientes, muchos de ellos esenciales, así que es bueno que los ingieras todos, aunque sea en pequeñas proporciones.

Diariamente, deberías comer una variedad de alimentos que incluyan:

  • Pan y productos de granos integrales
  • Frutas y vegetales
  • Productos lácteos
  • Carne y pescados
  • Comida rica en fibras

Las cantidades que debes comer dependen de tu ingesta de calorías recomendada, sería aconsejable que consultes a un médico para que te oriente sobre cuantas calorías comer por día de acuerdo a tus necesidades.

Come muchos granos, frutas y vegetales. Come de 6 a 11 porciones de pan, arroz, cereales y pasta, 3 de los cuales deberían ser de granos integrales. Además come de 2 a 4 porciones de frutas y de 3 a 5 porciones de vegetales.

Come porciones moderadas.  Si mantienes las porciones que comes en un tamaño razonable, es más fácil comer lo que te gusta y mantenerse en forma. Pero, ¿Qué es una porción razonable? Por ejemplo, una fruta mediana es una porción, una taza de pasta son dos porciones y la porción recomendada de carne es el tamaño de la palma de tu mano (sin incluir los dedos).

Come comidas regulares. Cuando te saltas alguna de las comidas recomendadas, el hambre te ataca y terminas comiendo demasiado para saciar el hambre, porque el cuerpo intenta compensar la falta de nutrientes que tuvo antes. Un plan de alimentación recomendado seria:

1. 7:00 a.m. – Desayunar
2. 10:00 a.m. – Comer un tentempié
3. 12:00 p.m. – Almorzar
4. 4:00 p.m. – Comer otro tentempié
5. 7:00 p.m. – Comer una pequeña cena con un poco de postre o dulce que te guste (con moderación)

Cambia las horas de acuerdo a cuando te levantas y te acuestas, recuerda no comer mucho tres horas antes de acostarte; y de comer entre cada 3 a 4 horas.

Comer alguna cosa entremedio de las comidas más importantes está bien, pero que sea una pequeña porción y alimentos saludables como frutas, verduras o frutos secos como nueces.

Reduce ciertas comidas pero no las elimines. Si te gusta algún alimento que no es el mejor para tu nutrición, cómelo igual, la clave está en cómo lo comes y que tan a menudo lo haces. Recuerda que la moderación es clave. Si te gustan los alimentos ricos en grasas y azucares, date un gusto de vez en cuando, pero no los comas como loco. Encuéntrales un lugar en tu dieta, y haz cambios. Una recomendación es darte un día a la semana para comer todo lo que te gusta, por ejemplo el domingo; así empiezas la semana lleno de energía.

Balancea lo que comes a lo largo del tiempo. Elije lo que vas a comer basándote en todo tu ciclo alimenticio y no solo en sin una comida es “buena” o “mala”. Cuando comes una comida que sea rica en grasas, sal o azúcar, compleméntala con otras a lo largo del día que sean bajas en esos ingredientes. Si  no comes uno de los grupos esenciales un día, asegúrate de hacerlo el día siguiente. Tu ciclo alimenticio durante varios días debe llevar un patrón saludable y balanceado.

Las grasas. Contrariamente a todo lo que has escuchado sobre las grasas, hay un hecho que no se puede negar, las grasas son un nutriente esencial y tu y yo las necesitamos para permanecer saludables. Las grasas son fuentes de energía muy valiosas que transportan vitaminas disueltas que son básicas para nuestro desarrollo y crecimiento. Contribuye al gusto y textura de los alimentos lo que hace que el comer sea tan disfrutable. El problema radica en que es una fuente de energía muy buena por lo que el cuerpo la acumula para emergencias, generalmente en la zona abdominal. Además, un exceso de  grasas aumenta el riesgo de enfermedades del corazón, obesidad y otros problemas. Los expertos recomiendas que un 30% de nuestra ingesta calórica sea de grasas, con 10% o menos de esa ingesta siendo de grasas saturadas.

Cuidado con el azúcar. No agregues más azúcar. Punto. Y lee las etiquetas para saber las cantidades de azúcar que tiene cada producto. Lee esto para saber cómo reducir tu consumo de azúcar.

Si vas a comer entre comidas, come inteligentemente.

Si tienes que comer algo entre comidas, busca algo nutritivo y bajo en calorías que te llene. Muchas veces comer algo pequeño hace bien ya que te brinda energía cuando la necesitas. Algunos bocadillos que puedes comer son:

  • Una banana, manzana u otra fruta.
  • Un vaso de jugo de frutas con algunas galletas integrales.
  • Cereales secos o barras de cereales bajas en calorías.
  • Un puñado de nueces o maníes.

Si comes bien en las otras comidas, las galletitas dulces, papas chips y caramelos pueden ser comidos como bocadillos, pero siempre con moderación y de vez en cuando.

Toma mucha agua.

Por favor no sustituyas al agua por alcohol, bebidas azucaradas o otras bebidas, porque no hay mejor líquido para perder peso que el agua. El alcohol aporta calorías pero no tiene valor nutricional alguno. Además, existen problemas de salud asociados a la ingesta de alcohol. Una cerveza, un vaso de vino o uno de vodka tienen cerca de 100 calorías cada uno. Recuerda los beneficios del agua, te hará perder peso y deshincharte.

Para más consejos en nutrición, y los mejores precios en alimentos, no dudes en visitar MasCupon, donde conseguirás las mejores ofertas.

Conoce un poco más sobre Málaga

Málaga es la capital de la Costa del Sol y su aeropuerto internacional es la puerta de entrada a todas las demás ciudades andaluzas. El aeropuerto de Málaga es uno de los más grandes de España y en un año típico puede acoger hasta 10 millones de visitantes. Málaga también sirve como un importante puerto y un centro industrial y comercial indispensable para el sur de España. La entrada y salida de Málaga se hace fácil por la autopista N340 y el servicio de tren costero. Hay un maravilloso Festival de los Reyes Magos en Málaga cada año a principios de enero, así que si estás visitando la ciudad durante este tiempo no te olvides de llevar a los niños.

Málaga es una ciudad llena de más de 3.000 años de historia. Las excavaciones han descubierto pruebas de los cartagineses, los romanos y los moros. Como resultado, hay una gran selección de monumentos históricos en esta ciudad. En este sentido destaca la catedral de Málaga, que se conoce como La Manquita, que significa “la pequeña dama armada”. Debido a la longitud del tiempo que tomó para construir la catedral, denota estilos renacentistas, barrocos y neoclásicos.

Cerca de la catedral de Málaga se encuentra la Alcazaba, que es un fuerte morisco del siglo XV y es uno de los más importantes de la zona. El techo del Alcazaba ofrece vistas panorámicas de la ciudad de Málaga y del puerto. Más allá del Alcazabar se encuentra el Castillo de Málaga, que se encuentra en el Monte de Gibralfaro. Al pie de la colina se encuentra el ayuntamiento de Málaga, junto al museo de la ciudad, en el Palacio de la Aduana. De hecho, Málaga tiene mucho que ofrecer como resultado de su historia, que la mejor manera de verla es por autobús abierto y hay muchos en la ciudad.

Málaga también merece una visita durante uno de sus muchos festivales. Las fiestas aquí son numerosas y cada una se celebra con el vigor característico de Andalucía. La Fiesta principal es la Feria, que tiene lugar a mediados de agosto.

Qué hacer y visitar en Lisboa

De ruta por Lisboa

Viajar a Lisboa es como viajar a otra ciudad española, con la única diferencia del idioma. Efectivamente, Lisboa tiene ese atractivo: sales de España pero te sientes como en casa.

Lisboa tiene el encanto de una ciudad portuaria a orillas del Atlántico, en el estuario formado por la desembocadura del río Tajo, pero, al mismo tiempo, encierra toda la tradición, encanto y ambiente de cualquier ciudad mediterránea. Lisboa es, al mismo tiempo, atlántica y mediterránea, de ahí su encanto especial.

Pero, además, Lisboa es una ciudad que encierra el encanto de una ciudad llena de tradiciones que se reflejan en cada uno de sus rincones, edificios, callejuelas y cuestas infinitas, al tiempo que nos sorprende como una ciudad moderna y que mira hacia el futuro.

Para conocer y visitar Lisboa te podríamos recomendar hacerlo a pie, pasearla e ir descubriendo todos y cada uno de sus rincones. Sin embargo, esto es válido sólo para algunas zonas, ya que existen lugares elevados en los que lo recomendable es la visita utilizando el tranvía y los funiculares. En cualquier caso tú decides, pero, después del primer día de caminar por sus calles adoquinadas, te darás cuenta de que lo mejor es dosificar las visitas a pie; y, desde luego, hazte con unas buenas zapatillas de deporte, ya que tus pies lo agradecerán. Recuerda que al final de esta página encontrarás un mapa de Lisboa para que te sitúes.

Como punto de partida en tu visita a Lisboa te podemos recomendar la Praça do Comércio, que es la plaza más importante de la ciudad, ya que en ella y sus alrededores se congrega la mayor actividad comercial y turística de Lisboa.

En la Praça do Comércio (también conocida como “Terreiro do Paço”) encontrarás el impresionante Arco Triunfal de la Rua Augusta, completado con la estatua de Jose I (de color verde por la oxidación del bronce con que está hecha). Destaca en esta Plaza el hecho de que la mayoría de los edificios tienen un color rosáceo, ya que los mismos fueron pintados de ese color tras la Revolución de 1910, ya que tal era el color de los revolucionarios. También fue esta Plaza uno de los escenarios de la famosa Revolución de los Claveles de 1974, por lo que tiene un simbolismo especial.

A partir de la Praça do Comércio puedes acceder a la Baixa Pombalina, donde encontrarás la Rua Augusta, una de las calles más emblemáticas de Lisboa. El empedrado de esta calle es característico, que conjuga a la perfección con los edificios que la jalonan. Podrás ver que el centro de esta calle está lleno de terrazas de los cafés y restaurantes que se ubican en la misma. También encontrarás numerosos comercios a lo largo de esta calle, todo envuelto en un ambiente selecto y bien cuidado.

A partir de la Baixa Pombalina te puedes plantear el subir al Barrio de la Alfama, el cual se sitúa inmediatamente por encima de la Baixa. En este barrio está situado el Castillo de San Jorge (“Castelo de São Jorge”), desde el cual podrás divisar toda la ciudad de Lisboa, ya que se trata del punto más alto de la ciudad, de ahí que fuera en este barrio donde se construyera este Castillo, antaño conocido como “Castelo dos Mouros” debido a que defendía el antiguo Alcázar árabe. Puedes subir al Barrio de la Alfama y al Castillo a pie, pero, como ya te hemos indicado, lo mejor es subir en tranvía y bajar a pie (disfrutarás mejor el Barrio de la Alfama en la bajada).

Justo frente al Barrio de la Alfama verás el Barrio Alto o Vila Nova dos Andrades. Se trata de uno de los barrios más clásicos de Lisboa y uno de los que encierra sus más puras esencias, ya que en él encontrarás las famosas “casas de fados”, innumerables bares, restaurantes, cafés y comercios, todos ellos diminutos, propios de los cascos antiguos. Se trata de uno de los barrios perfectos para visitar de noche y salir de marcha por Lisboa. Te recomendamos subir a este barrio utilizando el Elevador de Santa Justa: se trata de un ascensor de estilo neogótico, de unos 45 metros de altitud y de estructura metálica, y subir a él es toda una experiencia.

Como te hemos indicado, el Barrio Alto de Lisboa se situa frente al Barrio de la Alfama, de modo que desde él disfrutarás de una vista perfecta del Castillo de San Jorge y de la Baixa Pombalina, situada al pie de los dos barrios.

Bajando del Barrio Alto, y antes de volver a la Baixa Pombalina, encontrarás el Barrio del Chiado. Se trata de otro de los barrios más tradicionales y bohemios de Lisboa, ya que en él se reunían (y todavía lo hacen) los intelectuales más insignes de Lisboa. Te puedes imaginar que pasear por sus calles es toda una experiencia llena de reminiscencias decimonónicas que te transportarán a la Lisboa más clásica. En este barrio encontrarás la estatua a Fernando Pessoa y el Museo del Chiado, dedicado este último a exposiciones de pintura y arte clásicos, pero dando tembién cabida a artistas contemporáneos.

Otro de los barrios que no te puedes perder es el de la Mandragoa, situado en la desembocadura del río Tajo. Es uno de los barrios más populares de Lisboa y que, originariamente, estaba poblado por africanos, así como por diversas congregaciones religiosas. Sin embargo, tras el terremoto de 1755, el barrio fue remodelado y, actualmente, en él podemos visitar el Palacio de los Duques de Aveiro y la Casa de los Marqueses de Abrantes.

Otro barrio interesante es la Mouraria, que podríamos traducir como “La Morería”. Y es que en este barrio, tras la Reconquista Cristiana, fue donde se establecieron y confinaron los musulmanes derrotados. Algunos afirman que es en este barrio donde tiene su origen el Fado portugués.

El Barrio de Belém

aVisita obligada en Lisboa es también la del Barrio de Belém, situado al sudoeste de la ciudad, donde se encuentran las esencias del antiguo Imperio Portugués, que competía con el Español en el Nuevo Mundo y en África (de hecho, es del Barrio de Belém de donde partían las expediciones hacia las Indias). En este barrio vas a encontrar la Torre de Belém, la cual constituía antaño la entrada a la ciudad de Lisboa a los efectos del pago de tributos como aduana. No debes dejar de visitarla, tanto por fuera como por dentro, ya que es preciosa; además, en ella encontrarás el Santuario de Nuestra Señora del Buen Suceso.

También vas a encontrar en el Barrio de Belém el Mosteiro dos Jerónimos o Real Mosterio de Santa Maria de Belém. Este monasterio responde al más puro estilo “manuelino” (se corresponde este estilo al período del Rey Manuel I), al igual que la mayoría de las construcciones del Barrio de Belém, como es el caso de la Torre de Belém. Es en este Monasterio de los Jerónimos donde se inicia la época de mayor esplendor colonial de Portugal, ya que, precisamente, se construye para celebrar los primeros descubrimientos de Vasco de Gama, financiándose su construcción con los primeros tesoros procedentes de las Colonias. En este Monasterio podrás visitar la tumba de Fernando Pessoa.

También has de visitar en este Barrio de Belém el Centro Cultural de Belém, inaugurado durante la Presidencia portuguesa de la Unión Europea en 1993, siendo actualmente un importantísimo centro cultural y de conferencias de la ciudad de Lisboa. Las vistas desde el restaurante de este Centro Cultural son envidiables, así como la paz y tranquilidad que encierra este edificio. Te lo recomendamos especialmente.

Y para completar tu visita al Barrio de Belém, te recomendamos la visita al Planetario Gulbenkian, a los Museos de la Marina y el de Arqueología, así como al Padrao dos Descobrimentos o “Monumento a los Descubridores” (en el interior de este último hay un ascensor que te permitirá subir hasta lo alto).

Como habrás imaginado, el Barrio de Belém es uno de los más importantes de Lisboa desde un punto de vista turístico, ya que en él encontrarás la más pura esencia colonial de Lisboa y Portugal.

Y una vez que nos hemos empapado de la parte histórica de Lisboa, no cabe duda de que uno de los atractivos más importantes de la Lisboa moderna es el Parque de las Naciones (“Parque das Nações”). Este Parque fue construido para la Exposición Universal de Lisboa de 1998, al este de la ciudad, constituyendo actualmente un impresionante complejo con un importante atractivo turístico cuya visita te recomendamos sin dudarlo. Es conveniente que dediques a su visita uno o dos días para poder abarcar todo lo que te ofrece, ya que, entre otros atractivos, vas a encontrar uno de los oceanográficos más grandes de Europa, numerosas tiendas y comercios, el Pabellón del Conocimiento, el Bowling Internacional de Lisboa, el Teleférico, … Realmente es indispensable la visita a este lugar que ha marcado un antes y un después en el desarrollo y modernización de Lisboa.

Productos imprescindibles para cuidar el cabello

Cuidar el cabello es cuidar tu salud. A partir de los veinte años debemos dedicar más tiempo y productos a cuidar el cabello, ya que en este momento se produce un punto de inflexión y el pelo no se mantiene tan sano por si mismo como antes.

¡Que no cunda el pánico! Aquí te traigo los productos que no pueden faltar en tu aseo para que logres mantener la salud de tu cabello. Basta con dedicar unos minutos a cuidar el cabello y aplicar los productos idóneos para cada necesidad.

Cuidar el cabello: volumen

Si tienes algunas zonas de la cabeza más despobladas que otras, tengo una solución ideal para ti. Toppik color es un aerosol de color muy innovador, diseñado para ocultar aquellas áreas de cabello fino y débil aportando más fortaleza a tu pelo.

Lo único que debes hacer es aplicar el spray sobre el cabello seco sobre las áreas de adelgazamiento, una vez aplicado el producto puedes cepillar el cabello con total normalidad. Debes elegir el que mejor se adapte a tu color natural. ¡Notarás los resultados en las primeras semanas por $19.95!

Cuidar el cabello: nutrición

Natural Healing Oil que te ofrece HQhair es un tratamiento de aceite de macadamia. Se trata de un producto terapéutico que trabaja para aumentar la humedad sin peso, protección y brillo a cualquier tipo de cabello. Posee protección UV natural para alargar la vida del pelo teñido, además reduce el tiempo de secado gracias a sus propiedades anti-humedad.

Puedes adquirir un bote de 30ml. por el módico precio de $13.50.

Cuidar el caballo: fuerza

Mejora la superficie de la fibra capilar, fuerza y brillo de la raíz a las puntas. Tu cabello estará más brillante y saludable al aplicar este serum reparador. Puedes usar la loción a diario sobre el cuero cabelludo seco o húmedo en zig zag de manera uniforme, a continuación masajea el cuero cabelludo con las yemas de los dedos sin aclarar posteriormente.

Puedes adquirir este Fructis Crece Fuerte de Garnier por $10.

Cuidar el cabello: acondicionado

Es fundamental que después de lavarte el pelo, apliques un buen acondicionador para repararlo de los daños a los que se enfrenta cada día. Schwarzkopf te trae Million Gloss Acondicionador, ideal para aplicarlo siempre que lo necesites.

Su fórmula se basa en la tecnología de laminación y envuelve cada cabello con una capa suave y ligera para aportar un brillo duradero. Sus funciones son: desenredar, dar luminosidad al cabello y con la tecnología de laminación aportar un brillo perfecto.

La aplicación es muy sencilla y rápida, tan sólo debes aplicar el producto con ligeros masajes sobre el cabello una vez lavado. A continuación, aclara con abundante agua hasta retirar todo el producto, además puedes emplearlo cada vez que te laves el pelo sin dañarlo. Hazte con él por $3.

Cuidar el cabello: cepillado

TRESemmé te trae un spray que te ayudará a cepillarte el pelo después del lavado. Se trata del Spray Keratin Smooth, que te ayuda a controlar el frizz durante las siguientes 48 horas y ayuda a prolongar el efecto peinado. Lo recomendable es aplicarlo después de lavar y acondicionar el cabello. Evita el encrespamiento por $4.98.

¿Cómo protejo mi pelo del calor?

Las planchas de pelo son un elemento innovador que está a la orden del día. Son muchas las que utilizamos este tipo de productos para hacernos peinados, en ocasiones las usamos a diario o bien en ocasiones especiales.

Hay que tener en cuenta que las planchas de pelo pueden dañar seriamente nuestro cabello si no las utilizamos de manera adecuada. Es fundamental tener unas buenas planchas y proteger el pelo del calor que desprenden las mismas.

En primer lugar, debemos tener un secador de buena calidad. En InStyler puedes encontrar este tipo de productos con la mejor calidad, como es el caso del secados BLU Turbo iónico, su potencia te permite secarte el pelo al doble de velocidad ahorrando tiempo, además retiene la humedad para el cabello suave, brillante y saludable. Puede ser tuyo por $99.99.

Por otro lado, tienes la MAX Way Rotating Iron, te permite controlar la dirección del tambor giratorio para obtener resultados óptimos. El cañón puede girar en la dirección natural de tu pelo sin cambiar de mano o la posición de la MAX. Podras alisar, rizar, ondular… lo que más te apetezca cada día por $14.99.

Ahora, el paso más importante, la protección del calor. HQhair te trae GHD Heat Protect Spray por $17.  Es fundamental que antes de aplicar calor a tu cabello, apliques este spray para protegerlo de temperaturas tan elevadas. GHD te ofrece la creación de una especie de velo de protección mientras nutre y da brillo a tu pelo desde la raíz hasta las puntas.

Si aplicas estos productos de la manera adecuada, notarás que tu cabello gana brillo, fuera y largura en cuestión de semanas. Así que ya sabes, invierte tiempo en seguir estos pasos y ¡a lucir cabello!

Page 2 of 2

Powered by WordPress & Theme by Anders Norén