Yuppies

Conoce el estilo de vida de los yuppies

¿Qué es un yuppie?

Yuppie, su denominación en ingles young urban profesional y en español joven profesional urbano es la expresión para señalar a un miembro de la clase media alta entre 20 y 40 años de edad.

Este término se comenzó a utilizar a inicios de los años 80 y entró y perdió vigencia en gran parte de cultura popular norteamericana a fines de la década, debido a la crisis ocasionada por el lunes negro y a la recesión de inicios de los 90.

El término Yuppie comprende un conjunto de características de comportamiento que ensalzaron un estereotipo muy común en Estados Unidos. Esencialmente son personas, entre 20 y 40 años, de ingresos medio-altos, graduados en Universidades y practicando sus profesiones, además de estar al día en tecnología y vestir a la moda.

Tienen una exagerada tendencia a valorar más los bienes materiales, las inversiones en Bolsas de Valores, autos y estar a la vanguardia en tecnología (móviles más ultramodernos, notepads, etc.). A pesar de ello, este vocablo es utilizado de manera despectiva para referirse al profesional joven, triunfante, soberbio e ilógicamente rico debido a su búsqueda de su estatus de convivencia.

El poco tiempo y el estrés con el que viven debido a su afán por mantener su estilo de vida perturban sus relaciones familiares. Existe un cierto código de conducta no escrito que rige sus acciones, desde jugar el Golf o, el Squash, hasta consumir en exclusivos restaurantes.

Cómo saber que alguien es un yuppie

De todos los insultos socioeconómicas de la familia-periódico-apropiada, una que era omnipresente en la década de 1980 y 90 es poco a poco en su salida en este milenio: yupi.

Este término moderadamente despectivo para los jóvenes profesionales urbanos, o jóvenes profesionales en ascenso (dados patada más con la adición de “escoria”), se cree que apareció por primera vez en forma impresa en un Chicago artículo 1980 la revista por Dan Rottenberg, aunque él no toma crédito por acuñar la misma. Una búsqueda en Google Ngram revela que el uso de la palabra en los libros comenzó a ascender abruptamente en 1983 y alcanzó su ápice una década más tarde.

No es de extrañar que el yupi floreció después de los años 70 ‘sombrías habían dado al dinero fácil en el mercado de valores (hasta 1987, por lo menos) de las entidades y postcollegiate boomers deseosos de invertir después de su aventura juvenil con la contracultura. La televisión y las películas reflejan ampliamente la demográfica proliferando. La apoteosis del yupi en la pequeña pantalla era “Treinta y tantos” y “Seinfeld”; en el múltiplex, había demasiados para mencionar, pero “The Big Chill” y “Cuando Harry encontró a Sally” sería un buen comienzo, y, en el lado más oscuro, de Michael Douglas 1987 filmografía ( “Wall Street” y “Atracción fatal “).

Tenemos un montón de equivalentes de hoy en día, tales como “This Is 40” (y casi todos los demás comedia romántica) y “Unión” de la televisión y el recientemente partió la “paternidad” y “Cómo conocí a vuestra madre” (y la mayoría de los otros dramedies y comedias) . Sus orgánico de compra, ir al gimnasio, personajes homeowning, sin embargo, no se etiquetan como yuppies tan fácilmente como los de la era anterior eran. No es porque no son de la clase media alta narcisista; sin duda son. Pero tienen un aspecto diferente ahora.

El yuppie ha pasado de pie en la proa de su yate en una actitud de derecho con rapacidad que se aspira a una postura defensiva de la inseguridad económica y existencial. Esta inestabilidad ha fragmentado identidad previamente coherente del yuppie en un número de personae, cada uno de los cuales puede rastrear su linaje a sus ’80s paterfamilias.

En conjunto, estos microyuppies son tan fuertes en sus filas como sus progenitores, si no más. Hace tres décadas, el yuppie fue visto como un invasor extranjero interesada en un Estados Unidos que habían experimentado un sólido 20 años de activismo radical y un progreso significativo en los derechos civiles y la liberación de la mujer. Una generación y media más tarde, nos han tan profundamente interiorizado los valores del yupi que hemos dejado de notar cuando uno está en medio de nosotros – o cuando nos han convertido en uno de nosotros mismos.

(Esta generalización sobre los agentes con un amplio capital económica y social no tiene en cuenta, por supuesto, la franja masiva de estadounidenses que carecen de la oportunidad de convertirse en yuppies en el primer lugar.)

El crítico de cine Dominic Corry, de The New Zealand Herald ha descrito un género de 80 y películas de los años 90 como ‘yuppies en peligro’ películas , y, ya que sus protagonistas afluentes carecen de problemas del mundo real, sus crisis improbables giran en torno a un asesinato y una preponderancia de acecho . Mientras que Hollywood todavía le gusta un buen villano enloquecido haciendo la vida imposible para un protagonista sobresaliente, un héroe de ficción yupi es más probable que sea afectado por un despido o el accidente de su fondo de inversión hoy en día.

Y eso puede ser la diferencia más cruda. la codicia desenfrenada era el rasgo central de los años 80 yupi; el temor de perder la propiedad de uno y descender un nivel de impuestos puede definir la contemporánea. que protege ferozmente el dinero de uno ya existente parece menos torpe que el trazado de formas de agarrar más, incluso si es sólo una respuesta circunstancial. Pero hemos engañado a nosotros mismos pensando que no somos como dinero-orientado como el de los años 80 del yupi por scapegoating un villano perennemente conveniente: los banqueros. Colocar toda la culpa de la crisis financiera de 2008 en este grupo fácilmente despreciado nos permite pasar por alto nuestras propias transacciones exageradas.

Si peinado hacia atrás, a medida, reaganita Wall Street fue considerado como el salvador de la economía después de los años 70, la correlación ahora, después de que George W. Bush, la crisis financiera y los años de la guerra global contra el terrorismo, sería de Barack Obama Silicon Valley, cuya fiebre del oro hace señas digitales mentes jóvenes creativos con cabecero bajo sudaderas.

El sector de la tecnología y el espíritu empresarial del siglo 21 sirven como otra tapa y proxy para yuppiedom. Cuando se cruza el diagrama de Venn, reverenciamos sus líderes casi como estrellas de cine (de hecho, a menudo son retratados por ellos – en el caso de Steve Jobs, dos veces en tres años). En una encuesta de 2014 de 15.000 milenio por la firma Collegefeed, 11 de las 12 principales compañías que más querían trabajar para trajes eran tecnología.

Aunque sin duda hay algo más admirable, y por lo general menos nocivo, sobre los que innovar ideas y servicios que los que hacen sus apuestas y ofertas estructura, vamos a llamarlo lo que es. No importa qué tan fervientemente técnicos y empresarios afirman que quieren “cambiar el mundo” (ver cualquier episodio de “ Shark Tank ”), un número mucho menor de ellos estarían en el juego de interrupción si los beneficios potenciales no fueron tan bien que cambiará el mundo. Los brambos milenarias adorables en “ Silicon Valley ” pueden ser desaliñado y genuinamente apasionado de la codificación, pero su objetivo – ganar dinero y el aprovechamiento de la energía – es la quintaesencia del yupi, incluso si sus habilidades sociales no lo son.

En cuanto a la generación del milenio, que han heredado una economía demasiado frágil, y los préstamos estudiantiles demasiado insuperables, para permitir su yuppification de pleno derecho. Pero ambos comparten el amor de sus antepasados para el consumo conspicuo (fotos Instagram de comidas, fiestas y vacaciones) y juguetes (en lugar de los coches caros, inmuebles y obras de arte, el saqueo tecnológico y más asequible de elegante de los productos de Apple y aplicaciones).

Luego está la familia extensa del yupi: todos los consumidores insaciables, acaba de diferentes productos. Tenemos la gentrifier (léase: persona normalmente blanco), que se ha trasladado a una “prometedora” (léase: históricamente no blanca) barrio ahora que tiene un Whole Foods; los metrosexuales (un término que ya se ha convertido en obsoleta porque se aplica a un espectro tan amplio), que tiende a su aparición como obsesivamente al igual que Patrick Bateman en “American Psycho” ; el “hermano”, que ha hecho la transición de la residencia de estudiantes de la barra de deportes, y su calabaza-latte-sorber novia ; el gourmet; la SoulCyclist o CrossFitter; y así sucesivamente, hasta que, por último y más confusamente, la última moda, que nadie va a admitir ser.

El hipster puede parecer ser la antítesis del yupi en su complacencia profesional, en su desdén por o apropiación irónica de todo lo convencional. Sin embargo, todos pero el más bohemio de los hipsters todavía saborear las trampas del capitalismo tardío, cuando puede poner sus manos sobre ellos: los pantalones vaqueros de diseño y Chuck Taylors, el bourbon pequeños lotes y el tempeh de arce marinado, la contraseña HBO Go prestado y agrietada -screen iPhone. (Todas las cosas que disfrutar de mí mismo, aunque no estoy sin duda un – gritos.) Es simplemente menos ambiciosa sobre la obtención de ellos y más prudente acerca de su deseo de señalización de bienes de consumo: un yuppie en la ropa de tienda de segunda mano más flojo.

Tal vez la rebelión de la última moda de hacer carrera del yupi debe ser elogiado por su ingenio. Se ha deducido la forma de trabajar la cantidad mínima de confort, la comodidad. Se ha visto que el estilo de vida yuppie finalmente no satisface sus padres (posiblemente divorciado) boomer, ha optado por salir de la edad adulta tradicional y está cortando por lo sano ahora, porque si el país ya no se encuentra en ascenso, probablemente significa que no puede ser, ya sea.

Disenso dejar hacer de la última moda no es tan subversivo como el bombardeo del Pentágono de los meteorólogos. Pero es lo que pasa por la revolución en nuestro tiempo yuppified.

Beneficios de viajar y el valor que nos aporta

Muchas personas ponderan lo que deben hacer por unas vacaciones y me di cuenta de que un montón de gente no parece compartir mis opiniones sobre los viajes. Creo que es muy importante ver el mundo y las diferentes culturas. Nos permite abrir nuestras mentes a nuevas cosas y llegar a experimentar la vida de diferentes maneras.

Uno de los beneficios de viajar es que nos da la oportunidad de desconectar de nuestra vida regular. Consigues olvidarte de tus problemas por algunas semanas, también te ayudará a ver las cosas desde fuera y entenderlas mejor. Todos tenemos horarios locos, el trabajo y una familia para cuidar, irse solo o con algunos amigos puede darte distancia y tal vez incluso hacer que te des cuenta de lo importante que estas personas son para ti. Como dice el refrán: nunca sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos.

beneficios de viajar

Otro gran beneficio es la relajación que tienes que hacer. Es agradable vivir la vida al máximo y disfrutar de un tiempo libre de estrés contigo mismo. Ir de vacaciones nos permite recargar nuestras “baterías”, desconectándonos de nuestra vida normal. Cuando volvemos nos sentimos revitalizados y estamos felices de estar de vuelta en nuestra rutina cotidiana. Es un removedor de estrés muy bueno que tiene mucho más que dar que la mayoría de la gente está dispuesta a aceptar.

Viajar aumenta nuestro conocimiento y amplía nuestra perspectiva. Para ver nuevas costumbres, diferentes maneras de vivir son fantásticas para la mente. Nos da una nueva perspectiva sobre la vida y sobre todo nuestra vida, nos puede ayudar a cambiar algunos de nuestros hábitos o incluso crear otros nuevos. Cuando viajo por lo general hacen un punto para probar nuevos alimentos, algunas culturas no tienen patatas fritas en su dieta y todos ellos son flacos, otros utilizan especias para dar sabor y no aceites o grasas. Descubrir diferentes valores y formas de sobrevivir en la vida es realmente interesante. También es necesario visitar lugares exóticos nuevos y descubrir lo que este maravilloso mundo tiene para ofrecer.

Las nuevas experiencias aumentan nuestro ingenio por las situaciones vivas que usted nunca encontraría en el país, ésta es gran experiencia para usted cuando usted vuelve a su rutina. He notado que la gente que viajó mucho en la vida estaba lista para aceptar el cambio y tener una habilidad natural para superar problemas que otros debían frustrar.

Cuando viajas con amigos o familiares creas recuerdos para toda la vida. Estos recuerdos crearán un vínculo que nada puede borrar sin importar lo que suceda con la amistad / relación. También puedes dar una nueva perspectiva sobre la relación y cementar este vínculo para siempre. También da buenas historias para contar a la gente después, puedes crear álbumes de fotos sobre tus viajes y cuando te sientes nostálgico puedes tomar una hora de tu vida y experimentar los viajes de nuevo mirando tus fotos o encaminarte en un nuevo ahorrando con cupones descuento.

Nunca ha sido tan barato viajar. Con Internet y toda la nueva tecnología, puedes planificar tu viaje exactamente como lo deseas. Puede elegir tu presupuesto, la duración del viaje y lo que desea hacer. Sugiero leer blogs de viajes y ver lo que otros están experimentando, y también buscar códigos descuento para ahorrar en alojamiento y en vuelos.

Si tienes algún tiempo libre sugiero que tomes ese viaje y experimentes lo que la vida tiene para ofrecerte. No esperes o dígase que habrá un mejor momento para ir. Toma el riesgo, la oportunidad y compra tu billete de avión al mejor precio con descuentos de este site. Cuando vuelvas no te arrepentirás de haber salido, al contrario, estarás pensando en tu próximo viaje en el momento en que regreses del aeropuerto.

Siéntete libre de hacerme saber cómo viajaste y como ahorraste con descuentos, las nuevas experiencias que viviste y cómo te ayudó en tu vida.

El ocio mejora tu salud

Viajar

Viajar no es sólo pagar unos servicios, descansar o a lo sumo conocer sitios nuevos. El turismo tiene enormes posibilidades de crecimiento personal siempre que sea entendido desde una perspectiva más amplia.

Viajar supone encontrarse con un mundo distinto, con otras culturas y con personas que tienen otras vivencias. Los viajes constituyen una oportunidad de apertura, de desarrollo cultural y humano.

Actividades deportivas

Practicar algún deporte va más allá que lograr mantenerse en forma, adjudicarle ese beneficio lo limita o impide ver otros muchos beneficios.

A través del deporte se elimina estrés y tensión emocional, se facilitan las relaciones sociales, permite mejorar la imagen que uno tiene de sí mismo y contribuye a mejorar el equilibrio emocional y afectivo. sus beneficios se amplían en un aumento de la ilusión y la alegría de vivir.

Actividades culturales

El cine y el teatro son actividades que favorecen el desarrollo cultural e incluso las relaciones sociales, sin embargo nos aportan mucho más. Las actividades culturales constituyen una lúdica fuente de aprendizaje en la que sin necesidad de viajar, se pueden conocer otros mundos, costumbresm tradiciones, formas de pensar.

Con ellas se favorece el desarrollo de la imaginación y el propio bagaje personal de conocimientos.

Por otro lado ocupar nuestro tiempo de ocio en asistir al cine o al teatro nos ayuda a favorecer las relaciones sociales ya que existen grupos de debate y discusión sobre las películas o simplemente constituyen un tema de conversación con amigos y conocidos.

Actividades artísticas

Pintar, esculpir, escribir, cantar, practicar la cerámica o el repujado, son actividades que van mucho más allá de la realización de un cuadro, una escultura o una figura. Constituyen claras oportunidades para desarrollar la creatividad, el gusto por lo bello e incluso potencian el propio sentimiento de valía personal y autoestima.

Actividades altruistas

El ayudar a los demás en sus necesidades es una enorme satisfacción, te ayuda a mejorar tu ánimo, cambia tu manera de pensar, te vuelves más consciente y solidario.

Una persona que ocupa su tiempo libre en ayudar a los demás eleva su autoestima porque se siente útil, servicial y comprensiva.

Descubre la manera de llenarte de energía

1. Duerme bien

Es común escuchar a los emprendedores, en especial a los novatos, decir que duermen sólo cuatro horas en la noche. Sin embargo no es nada recomendable. Los que no duermen lo suficiente puede que soporten la situación durante algún tiempo, pero a la larga esto afectará en tu productividad y creatividad. El cuerpo y la mente necesitan descansar para recargar baterías. Lo más recomendable es dormir alrededor de siete horas diarias.

2. Escribe tus metas dos veces al día

Haz una lista de tus objetivos en cuanto te levantes en la mañana, y nuevamente cuando te vayas a dormir en la noche. Esto te ayudará a mantenerte enfocado en lo que realmente quieres y por qué lo quieres. No estamos hablando de una simple lista de pendientes; sino de un listado de grandes metas que deseas conseguir en tu vida, por ejemplo, por qué vas al trabajo y qué es lo que esperas lograr de tus esfuerzos.

Concentrarte en estas metas te ayudará a impulsar tu pasión y energía.

3. Ejercítate diariamente

Hacer un programa de ejercicios diario te ayudará a energizarte y a darte un sentido de dirección, control y poder. Un buen ejercicio cardiovascular o hacer estiramientos en la mañana puede aumentar tu autoestima y hacer que fluya la adrenalina por el resto del día. Trata de incluir ejercicios de respiración o de meditación mientras trabajas tu cuerpo.

4. Vístete para el éxito

Vestirte bien cambia la forma en la que te ves a ti mismo y en la que te ven los demás. Vístete de tal manera que muestres que estás orgulloso, preparado y confiado de alcanzar el éxito. La gente aprecia cuando haces un esfuerzo por lucir profesional. Su admiración puede entregarte el tipo de energía y seguridad que requieres para sostenerte en pie durante un día difícil.

5. Rodéate de gente que te apoye

Puedes unirte a organizaciones o clubes donde todos los miembros hagan algo que les emocione. También intenta que tu familia esté en la misma página que tú. Si tu esposa(o), hijos, padres y hermanos celebran tus triunfos contigo, tendrás una buena fuente de inspiración para mantenerte motivado y con energía.

6. Crea una política de “no negatividad” en tu casa y oficina

Procura que la gente con la que trabajas y vives tenga una actitud optimista, en especial si son tu familia, empleados, socios o colaboradores. Esto no significa que estés cerrado a las pláticas serias, sino más bien que procures evitar el uso de frases como “No podemos hacerlo” y “Eso no es posible”. El contar con una política de “no negatividad” es muy importante puesto que, de lo contrario, no encontrarás nada que te energice y te motive a encontrar soluciones.

¿Cuánto ejercicio debo hacer cada semana?

Las autoridades sanitarias insisten cada vez con más fuerza en la importancia que tiene hacer ejercicio físico moderado con frecuencia. No sólo porque ayude a combatir el sobrepeso, sino también porque es bueno para la salud en su conjunto. Y es algo que muchos no nos tomamos en serio.

Según explicó el catedrático de actividad física y salud de la Universidad de Zaragoza José Antonio Casajús, en la I Jornada de Hábitos de Estilo de Vida Saludable organizada por El Confidencial, “siendo optimistas más del 50% de la población es sedentaria”. Se trata de una cifra altísima, que puede explicar en parte por qué en España más de la mitad de la población adulta y el 44% de la población infantil padecen sobrepeso.

Si queremos estar sanos, ¿cuál es el mínimo de ejercicio físico que debemos hacer a la semana? ¿Y de qué intensidad? Es una pregunta que ha preocupado durante mucho tiempo a los estudiosos de la materia y a la que se ha llegado a un cierto consenso (algo que no ha ocurrido en lo que respecta a la nutrición).

Un mínimo de ejercicio

Según las recomendaciones actuales, apoyadas tanto por EEUU como por la UE,un adulto sano debe hacer a la semana al menos 150 minutos de ejercicio de intensidad moderada, esto es, como poco, andar rápido o montar en bicicleta. Los expertos recomiendan, además, dividir este tiempo en 30 minutos, cinco días a la semana. No parece demasiado tiempo, pero según explicaba Casajús, “la gente que hace 30 minutos al día de ejercicio tiene una protección frente a las enfermedades no trasmisibles de un 30%”. Una cifra que aumenta si, en vez de andar, realizamos un entrenamiento pautado. “En la gente que hace ejercicio físico planificado esta protección se eleva casi en un 50%”, asegura el catedrático.

Es positivo hacer más ejercicio, pero los beneficios para la salud añadidos se estabilizan pasados los 30 minutos diarios

Siguiendo estas recomendaciones, asegura el investigador del ejercicio de la Clinica Mayo Michael J. Joyner en el New York Times, la mayoría de las personas quemarán unas 1.000 calorías a la semana. Si a esto le añadimos, además, la actividad física que realizamos de forma no planificada (ir andando al trabajo, subir escaleras, pasear al perro…) quemaremos unas 2.000 calorías a la semana. Según Joyner, una vez alcanzada esta cifra, es positivo hacer más ejercicio, pero “los beneficios para la salud añadidos se estabilizan pasada esa cifra”.

Los niños deberían hacer más ejercicio, concretamente el doble: al menos una hora al día.

Aprende a comer de manera saludable

Escribe una lista de lo que comes. Para comenzar, haz una lista de lo que consumes por unos 3 o 4 días, para así tener una idea del punto de arranque que tienes para cambiar. Anota que cantidad comes y a qué hora lo haces, lleva adelante un diario de comida. Luego de esos días, marca en tu lista todos los cambios que deseas hacer, reducir porciones, cambiar ciertos alimentos, etc. Y ve aplicando cambios gradualmente. Cada tanto, vuelve a hacer la lista y compárala con las anteriores para notar tu progreso.

Comienza por reducir tus porciones y luego ve cambiando lentamente los alimentos poco saludables por sus versiones sanas. Recuerda ir haciendo cambios graduales y manejables.

Come alimentos variados. Para que nuestro cuerpo esté bien alimentado, necesitamos una variedad de nutrientes, muchos de ellos esenciales, así que es bueno que los ingieras todos, aunque sea en pequeñas proporciones.

Diariamente, deberías comer una variedad de alimentos que incluyan:

  • Pan y productos de granos integrales
  • Frutas y vegetales
  • Productos lácteos
  • Carne y pescados
  • Comida rica en fibras

Las cantidades que debes comer dependen de tu ingesta de calorías recomendada, sería aconsejable que consultes a un medico para que te oriente sobre cuantas calorías comer por día de acuerdo a tus necesidades.

Come muchos granos, frutas y vegetales. Come de 6 a 11 porciones de pan, arroz, cereales y pasta, 3 de los cuales deberían ser de granos integrales. Además come de 2 a 4 porciones de frutas y de 3 a 5 porciones de vegetales.

Come porciones moderadas.  Si mantienes las porciones que comes en un tamaño razonable, es más fácil comer lo que te gusta y mantenerse en forma. Pero, ¿Qué es una porción razonable? Por ejemplo, una fruta mediana es una porción, una taza de pasta son dos porciones y la porción recomendada de carne es la que tiene el tamaño de una baraja de cartas.

Come comidas regulares. Cuando te salteas alguna de las comidas recomendadas, el hambre te ataca y terminas comiendo demasiado luego, porque el cuerpo intenta compensar la falta de nutrientes que tuvo antes. Un plan de alimentación recomendado seria:

1. 7:00 a.m. – Desayunar
2. 10:00 a.m. – Comer un tentempié
3. 12:00 p.m. – Almorzar
4. 4:00 p.m. – Comer otro tentempié
5. 7:00 p.m. – Comer una pequeña cena con un poco de postre o dulce que te guste (con moderación)

Cambia las horas de acuerdo a cuando te levantas y te acuestas, recuerda no comer mucho tres horas antes de acostarte.

Comer alguna cosa entremedio de las comidas más importantes está bien, pero que sea una pequeña porción.

Reduce ciertas comidas pero no las elimines. Si te gusta algún alimento que no es el mejor para tu nutrición, cómelo igual, la clave está en cómo lo comes y que tan a menudo lo haces. Recuerda que la moderación es clave. Si te gustan los alimentos ricos en grasas y azucares, date un gusto de vez en cuando, pero no los comas como loco. Encuéntrales un lugar en tu dieta, y haz cambios.

Balancea lo que comes a lo largo del tiempo. Elije lo que vas a comer basándote en todo tu ciclo alimenticio y no solo en sin una comida es “buena” o “mala”. Cuando comes una comida que sea rica en grasas, sal o azúcar, compleméntala con otras a lo largo del día que sean bajas en esos ingredientes. Si  no comes uno de los grupos esenciales un día, asegúrate de hacerlo el día siguiente. Tu ciclo alimenticio durante varios días debe llevar un patrón saludable y balanceado.

Las grasas. Contrariamente a todo lo que has escuchado sobre las grasas, hay un hecho que no se puede negar, las grasas son un nutriente esencial y tu y yo las necesitamos para permanecer saludables. Las grasas son fuentes de energía muy valiosas que transportan vitaminas disueltas que son básicas para nuestro desarrollo y crecimiento. Contribuye al gusto y textura de los alimentos lo que hace que el comer sea tan disfrutable. El problema radica en que es una fuente de energía muy buena por lo que el cuerpo la acumula para emergencias, generalmente en la zona abdominal. Además, un exceso de  grasas aumenta el riesgo de enfermedades del corazón, obesidad y otros problemas. Los expertos recomiendas que un 30% de nuestra ingesta calórica sea de grasas, con 10% o menos de esa ingesta siendo de grasas saturadas.

Cuidado con el azúcar. No agregues más azúcar. Punto. Y lee las etiquetas para saber las cantidades de azúcar que tiene cada producto. Lee esto para saber cómo reducir tu consumo de azúcar.

Si vas a comer entre comidas, come inteligentemente.

Si tienes que comer algo entre comidas, busca algo nutritivo y bajo en calorías que te llene. Muchas veces comer algo pequeño hace bien ya que te brinda energía cuando la necesitas. Algunos bocadillos que puedes comer son:

  • Una banana, manzana u otra fruta.
  • Un vaso de jugo de frutas con algunas galletas integrales.
  • Cereales secos o barras de cereales bajas en calorías.
  • Un puñado de nueces o maníes.

Si comes bien en las otras comidas, las galletitas dulces, papas chips y caramelos pueden ser comidos como bocadillos, pero siempre con moderación y de vez en cuando.

Toma mucha agua.

Por favor no sustituyas al agua por alcohol, bebidas azucaradas o otras bebidas, porque no hay mejor líquido para perder peso que el agua. El alcohol aporta calorías pero no tiene valor nutricional alguno. Además, existen problemas de salud asociados a la ingesta de alcohol. Una cerveza, un vaso de vino o uno de vodka tienen cerca de 100 calorías cada uno. Recuerda los beneficios del agua, te hará perder peso y deshincharte.

Powered by WordPress & Theme by Anders Norén